ALPHA RESEARCH INSTITUTE.png

Hipertensión pulmonar - Diagnóstico y tratamiento

La hipertensión arterial pulmonar (HAP) es una enfermedad progresiva, caracterizada por la elevación de la presión en las arterias del aparato respiratorio, ocasionando, la disminución del flujo sanguíneo del ventrículo derecho del corazón, hacia los pulmones. Esta patología se encuentra asociada a diversas enfermedades como: las cardiopatías congénitas, embolia pulmonar (coágulos sanguíneos en el pulmón) y enfermedades autoinmunes, como la artritis reumatoide.

Es el crecimiento descontrolado de células anormales en el cuerpo.
El aumento de la presión en las arterias del aparato respiratorio, reduce el flujo sanguíneo al cuerpo

Fisiopatología


Se produce principalmente por un daño endotelial (tejidos), debido a la inestabilidad de factores involucrados en los procesos de vasoconstricción y vasodilatación de las arterias adyacentes al corazón, presentándose la proliferación celular de la capa íntima, ubicada en la fibra muscular, causando una obstrucción en la luz vascular (espacio central de una arteria o vena por el cual fluye la sangre).


Síntomas

Entre los signos y los síntomas de la hipertensión arterial pulmonar se pueden incluir los siguientes:

  • Disnea o dificultad para respirar en reposo y durante la actividad física.

  • Tos seca, provocada por el esfuerzo

  • Fatiga.

  • Cianosis: color azulado en labios y piel.

  • Dolor torácico.

  • Frecuencia cardiaca acelerada (palpitaciones).

  • Aumento de volumen en piernas y tobillos (hinchazón).

  • Mareos y síncopes (desmayos).


Diagnóstico


El diagnóstico es realizado mediante la exploración física, permitiendo identificar los síntomas del paciente y pruebas clínicas específicas, para confirmar los criterios hemodinámicos de la enfermedad como electrocardiograma, radiografía torácica, ecocardiografía, tomografía computarizada de contraste y cateterismo cardiaco derecho.




Tratamiento


El manejo y control de esta patología se encuentra enfocado en la estabilización de los síntomas de los pacientes debido a su complejidad, requiriendo tratamiento en centros de atención especializada, cumpliendo con algunas medidas preventivas para mejorar su calidad de vida tales como mantenerse hidratados, realizar una actividad física moderada, evitando ejercicios extenuantes.


A pesar de que esta enfermedad no posee una cura definitiva, el tratamiento farmacológico es realizado a través de vasodilatadores (medicamentos que abren o dilatan los vasos sanguíneos), como los antagonistas de receptores de endotelina (por ejemplo, el Bosentán), prostanoides (fármacos derivados de ácidos grasos eicosanoides), como el Sildenafil, los cuales, permiten la modulación de los agentes vasoactivos en el endotelio de los vasos arteriales. Además, pueden ser utilizados estimuladores de la guanilato ciclasa, bloqueadores de los canales de calcio, anticoagulantes, diuréticos y oxigenoterapia, dependiendo del cuadro clínico del paciente.


Actualmente, en Alpha Research Institute, contamos con un estudio clínico para la Hipertensión Arterial Pulmonar, con el propósito de crear futuros medicamentos, buscando mejorar la calidad de vida de las personas. Si usted ha sido diagnosticado con esta afección y desea participar como voluntario, donando una muestra biológica (sangre), debe tener una edad mínima de 18 años, poseer un diagnóstico clínico por un médico especialista y estar exento de enfermedades infecciosas como HIV, sífilis, hepatitis B y C. Adicionalmente, gracias a su tiempo y participación obtendrá una compensación económica de $50.

Si desea participar del estudio, por favor ingrese al siguiente link, llenando el formulario solicitado.














6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo